Armas bioquímicas

MUNDO INVEROSÍMIL
Carolina Zepeda

El uso de armas químicas en la guerra de Siria es devastador. El exterminio de la gente por la agenda e intereses personales de los poderes políticos, no tiene excusa. El pasado 3 de abril se llevó a cabo el ataque químico más brutal hasta el momento. Asad lanzó sus armas contra los restantes grupos rebeldes de la región Jan Sheijun.

La guerra y los ataques con armas de fuego son deplorables, pero peor aún son las armas químicas. Entre los infectados y muertos, hay millones de civiles y niños. Es un crimen bélico y las investigaciones están en orden. Claro está que la guerra civil afecta a toda la población, sin embargo, el hecho de atacar a quienes no se pueden defender, es vergonzoso.

Las armas nucleares y químicas son de la nueva y más alta tecnología en la guerra. Su existencia es un peligro para la humanidad y sin embargo, cada día su uso es más común. Se ataca a gente inocente e indefensa desprevenidamente y nos expone a todos a contraer enfermedades desconocidas. Los riesgos son altos para todos nosotros.

Tales armas no deberían existir, pueden eliminar a una población entera sin siquiera entrar al campo de batalla. No hay ética en su creación y mucho menos en su uso. Por lo menos antes, todavía el honor era importante por más desastrosa que fuera una guerra; hoy en día se ataca a quienes no tienen nada que ver con el conflicto, ni siquiera se respetan las reglas bélicas.

Toda noción de respeto hacia los derechos humanos queda descartada, obviamente la guerra nunca ha sido algo que los favorezca pero, las armas químicas pierden todo respeto a la dignidad humana, aún más que las armas de fuego. La destrucción humana no debería de estar en la agenda de nadie. Los derechos humanos quedan de lado y la dignidad humana en el olvido.

@carozpeda

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register