Casique; 1,200 días después

La impunidad y corrupción en Quintata Roo lo mantienen preso

Israel Quiñones
@IsraelQDigital

Han pasado más de 1200 días desde que Héctor Casique está preso de manera injusta, esto gracias a las prácticas de corrupción de un gobierno que en Quintana Roo ha sido llevado de la mano de la impunidad más terrible en contra de la ciudadanía, de un gobierno que está más al pendiente de hacer negocios, que de otorgar garantías y derechos humanos al pueblo.

Sí bien es cierto que Casique es sólo uno de cientos de casos, también es cierto que muchos hemos sido testigos de la lucha que han emprendido tanto su madre, Yascade Fernández, como su hermana Zafiro, la cual ha sufrido persecuciones, acoso, discriminación, hasta el punto en el que tuvo que acabar su escuela preparatoria desde casa, ya que las amenazas se hicieron presentes casi de inmediato al tiempo de que su hermano ya se encontraba detenido bajo la custodia del gobierno de Borge.

La lucha incansable que han mantenido madre y hermana de Héctor, se ha visto reflejada en varios ámbitos, especialmente en redes sociales, en donde muchos les hemos conocido y apoyado en su causa, en el caso de un servidor, aceptaron entrevistas en el medio digital en el cual realizamos un espacio de radio por internet titulado “El Cuarto Medio” en www.radionewred.com y nos encontramos con una historia compleja, pero al mismo tiempo en la que se demostraban las inconsistencias jurídicas con las que el poder judicial de Quintana Roo mantenía y mantiene cautivo a Héctor, ya que las acusaciones realizadas por el ministerio público correspondiente fueron desmentidas ipso facto, sin embargo, las violaciones constantes a los derechos humanos de Casique fueron constantes y además brutales y para ejemplo tenemos la pérdida de un ojo, gracias a las constantes torturas y  golpizas.

Roberto Borge jamás se distinguió por ser un buen gobernante, sino muy por el contrario resultó ser un político avaricioso y capaz de cualquier cosa con tal de llegar a los objetivos de saciar sus más desquiciados deseos materiales.

Gracias Pedro Canché logré contactar a Yascade y a Zafiro, además de que el caso de hijo y hermano respectivamente nos logró abrir un panorama completamente oscuro de la crisis de derechos humanos que han estado viviendo los habitantes del “mágico Cancún” en donde se dieron estos desdichados acontecimientos.

La ignorancia de una realidad es lo más efectivo que puede tener un régimen autoritario, pues de está manera continua con diversas actividades ilícitas, culpando a otros de los actos de sus cómplices. Así es como se ha manejado el gobierno de Quintana Roo, el punto que les falló es que se dio a conocer todo el asunto de Héctor y así, se destapó una cloaca de injusticias tremendas.

A pesar de todo, la lucha por la libertad de Héctor continua con entusiasmo por parte de las familiares de este, al mismo tiempo de que gracias a esto nos damos por enterados de la manera en que se manejan los políticos en contra de aquellos que les estorban o que en su defecto, les sirven de chivos expiatorios de sus propios actos repulsivos.

Las desapariciones, los presos de conciencia o políticos se han convertido en un pan nuestro de cada día, cientos de miles de mexicanos han tenido una experiencia cercana a este tipo de circunstancias en las que los conceptos de crimen organizado y gobierno van de la mano y los únicos afectados resultan ser los ciudadanos de a pie, es decir, la población que no cuenta con nexos en el bajo mundo de los gobiernos corruptos.

La crisis de derechos humanos que existe en nuestro país es cada día más latente en casos como el de Casique y al mismo tiempo nos viene a recordar a los 43 de Ayotzinapa, Tlatlaya, la guardería ABC, Nochixtlán y más y más acontecimientos de sangre en los que él actor principal es el mismo gobierno que no cuenta con una autocritica de menos.

Mientras que este país se derrumba en varios flancos, el presidente realiza giras internacionales, se deja ver con mandatarios de Norteamérica que lo minimizan, además de que su partido cruza por una de las peores crisis de su historia, pues gracias a gobiernos como el que Borge condujo en Quintana Roo, los mexicanos ya no creemos en la revolución institucionalizada.

Vale la pena adentrarnos en los asuntos que vejan y vulneran a miles de familias mexicanas como lo es el caso de Héctor Caisque aún preso de forma injusta. Vale la pena que indaguemos y matemos la duda, más allá de quedarnos con lo que los medios tradicionales quieren ocultar o en su defecto tergiversar a cambio de monedas de plata que dan los estados para mejorar su imagen desprestigiada por ellos mismos, antes de que nos pase a nosotros.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register