El Despertador Americano: Chimalhuacán ¿La nueva esperanza de México?

EL DESPERTADOR AMERICANO
 
Moisés Mora Cortés
@moisesmorac

Un gobierno sin Partidos, ni burocracias aburguesadas o cofradías sectaristas, ni tenebras u ocultismos, en donde los más pobres tengan más derechos que los ricos, con acceso pleno y casi gratuito a educación, salud, vivienda,
deporte, cultura y recreación, es el paradigma de una administración municipal, como la de Chimalhuacán, en el Estado de México, que este fin de semana tuvimos la oportunidad de conocer, gracias a la generosa anfitrionía de
nuestros compañeros agremiados a la Fapermex, organizados a través de Periodistas Unidos por el Glifo de la Palabra, y que encabeza Juan Miguel Sánchez Argüelles.

Su alcaldesa, Rosalba Pineda Ramírez, admite que enfrentan muchos de los problemas generales de cualquier metrópoli del país (Chimalhuacán forma parte del área metropolitana de la CDMX), pero que han podido enfrentarlos gracias a la participación decidida de los propios vecinos que sin chistar, representan un ejemplo nacional de organización social; incluso algunos de ellos, forman parte del servicio público de esa primera instancia
gubernamental, pero con sueldos muy por debajo del promedio de ayuntamientos metropolitanos, en la firme convicción de que los recursos deben ser priorizados para obras y servicios.

Es así como en donde años atrás eran depósitos de basura y arrojos de aguas negras, ahora emerge una Nueva Chimalhuacán, como así se rebautizaron hace más de 16 años, de la mano del Movimiento Nacional Antorchista
(evolución institucional de Antorcha Campesina, que aseguran haberse independizado del PRI, luego de varios años de utilizarlos como grupo de choque) en donde comienza a ordenarse como una ciudad ejemplo de participación vecinal, donde los índices de inseguridad se reducen, donde el acceso a servicios de salud especializada es inmediata, sin distingos y a muy bajo costo (nada que ver con el IMSS), donde ahora existen calles de concreto, donde también cuentan con alumbrado y agua potable, donde el deporte, la cultura y la recreación se financia con cuotas ínfimas de recuperación: a resumidas cuentas, aquí puede advertirse que sí trabajan sus impuestos y no se quedan en los bolsillos de los gobernantes y sus cuates.

Si bien es cierto que sus cuadros dirigentes son profundamente ideologizados en las tesis del comunismo y socialismo, también lo es que se percibe claramente su compromiso por atender a los más desprotegidos sin horarios de trabajo ni condicionamientos, se palpa su entrega por servir a los ciudadanos en sus más elementales necesidades y brindan atenciones de primera clase a los que siempre fueron menospreciados por el poder y la avaricia de los
políticos.

Resulta difícil comprender que eso se haya generado desde un movimiento social radicalizado, que de la mano con la violencia se han erigido para reclamar sus derechos en varias ciudades del Centro, Occidente y Norte del país, y ahora se han institucionalizado a través de instancias gubernamentales como ayuntamientos (en Puebla y el Estado de México) y algunas diputaciones; quizás sea la única alternativa que ha quedado en algunas regiones de México para desterrar a los poderes fácticos que privilegian sus exclusivos intereses a los de la población en general.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register