El fin del mundo

Por enésima ocasión circula en redes sociales una versión sobre el inminente “fin del mundo”...

Por enésima ocasión circula en redes sociales una versión sobre el inminente “fin del mundo”. Esta vez, el Apocalipsis se anuncia para el próximo viernes 29 de julio.

El origen de este rumor es el sitio “End Times Prophecie”, que produjo un video que se ha viralizado con millones de vistas y miles de comentarios, sobre todo en la última semana.

En este material, se argumenta que el viernes que viene, “se invertirán los polos magnéticos de la Tierra generando cataclismos de los que sería imposible sobrevivir”.

La predicción está basada en el supuesto “estudio” de la biblia y concretamente en el “Libro de las Revelaciones”.

Cientos de veces, a lo largo de la historia del hombre se ha anticipado “el fin de la civilización humana”, “El Día del Juicio” o el “final de los tiempos”, incluso se han establecido fechas de manera un tanto arbitraria sobre estos augurios.

Desde tiempos del Imperio Romano se han establecido fechas fatales, que obviamente no se han cumplido, aunque el mundo ha estado a punto del colapso en varias épocas de la historia a causa de sus propios habitantes.

El año 2000 era muy temido, y más recientemente, en el 2012, se citó al “Calendario Maya” para establecer al 21 de diciembre de ese año, como el último día de nuestra existencia.

Lo cierto y realmente preocupante, es que los “signos del apocalipsis”, sí están presentes en nuestros tiempos, aunque no necesariamente por interpretaciones de profetas o adivinos.

Es la humanidad la que parece empeñada en su propia extinción. El cambio climático, la deforestación, la contaminación del aire y de los mares, es justo el camino para nuestra autodestrucción.

A eso debemos sumarle las enfermedades producidas por ese envenenamiento de nuestro entorno, las guerras, la violencia social y el terrorismo, que de un día para otro termina con decenas de vidas a manos de un solo desquiciado que usa un camión como un arma letal.

La xenofobia, el racismo y la intolerancia, abonan a la división y la desconfianza entre pueblos, credos y razas. La eliminación de quien luce y piensa diferente.

La humanidad parece no tener remedio y merecería el castigo aplicado a Sodoma y Gomorra. Si nos remitimos igualmente a la Biblia.

La desigualdad, la desesperanza y el resentimiento social, es un terreno fértil para el Armagedón.

He llegado a escuchar comentarios disfrazados de broma que denotan la incertidumbre sobre el mañana, asegurando que “lo mejor que podría pasarle a la humanidad, es su propia extinción”.

En la actualidad, muchas naciones en general, y seres humanos -en lo personal-, enfrentan su propio apocalipsis, sin que al resto de la humanidad siquiera le importe.

El fin del mundo tiene una fecha distinta para cada uno de nosotros, los cataclismos y desastres naturales o provocados por el hombre, los hemos enfrentado desde nuestra existencia misma.

El interés que denota este tema parece derivado de nuestro propio remordimiento como sociedad indolente a sus semejantes y a su entorno.

No hay evidencia científica alguna para predecir con exactitud el fin de nuestro mundo como lo conocemos, ni siquiera entre las distintas creencias pueden aventurarse a hablar de una fecha específica y se lo dejan a la “voluntad de Dios”.

Lo único bueno de esto sería que la preocupación por una inminente hecatombe mundial derivara en revertir los pasos hacia la auto-destrucción, y que en lo personal, todo mundo se dedicara estar “en paz consigo mismo y con los demás”, más allá de convertir el asunto en trending topic y explotarlo en Youtube, en los medios o en películas de ciencia ficción.

Sin embargo, me atrevo a “profetizar” que nada pasará este viernes 29 de julio y que el tema se olvidará… al menos hasta que otro “vidente” oportunista ponga una nueva fecha del final de nuestra historia.

 

Jorge Urzua909 Posts

Periodista con 30 años de experiencia en medios electrónicos, con especial predilección por la radio, pero fascinado con las posibilidades que hoy ofrecen las nuevas tecnologías de la información.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register