El inicio de un nuevo ciclo.

EL LADO BRUSCO

Fabricio Brusco

El nivel de México en esta Copa Oro fue de mayor a menor; inició el torneo con una goleada y terminó costando muchísimo el pase a los cuartos de final y en la semifinal, sin embargo, aún bajando de nivel, logró el objetivo principal: ser campeón.

Jugar mal y ganar no es lo ideal, ya que uno siempre piensa en un equipo que gane convincentemente; sin embargo, hay algo que es inobjetable y es que todos los equipos buscan ganar, por lo que ganar jugando un juego que no convence te da una gran ventaja: corregir los errores es mucho más fácil.

Ganar tiene eso, te quita presión. Si el equipo que dirige Martino hubiera perdido la final, muy distintos hubieran sido todos los análisis que se hicieron post torneo; como se ganó se resaltan mucho todas las virtudes que tuvo el equipo por sobre las dificultades que tuvo para ganar varios de sus partidos.

A esta selección le costó ganar varios partidos, es cierto;  sin embargo, es muy importante decir que le faltaron jugadores que muy probablemente son titulares en el equipo ideal que tiene el ‘Tata’ en su cabeza, por lo que por más haya habido un rendimiento bajo por momentos en esta Copa Oro, el resultado termina siendo mucho más valorable a largo plazo, ya que aparecieron varios jugadores que a partir de ahora serán mucho más considerados en la selección y porque se demostró que aún sin varias de sus figuras, México sigue siendo el equipo más importante de la CONCACAF.

El proceso de Martino está empezando y tener un éxito tan temprano es muy importante para trabajar con tranquilidad los tres años que restan para el mundial. Además, este campeonato se consiguió sin tener el plantel completo, lo que termina siendo muy importante para una selección sin tanto recambio como es la Selección Mexicana, ya que una de las cosas que más ayudan a subir el nivel de los jugadores es la competencia interna y el saber que si no rindes, habrá un jugador atrás tuyo esperando ese lugar.

La Copa Oro no suele ser un torneo tan importante, no obstante, esta nos dejó varias certezas de cara al futuro; la más importante es que el entrenador está a la altura del desafío y tiene un proyecto serio para Qatar 2022, lo cual no es menor, ya que la última selección que cumplió un proceso mundialista de cuatro años con el mismo entrenador, fue la del 2006 con Ricardo Lavolpe, que casualmente fue la que más cerca estuvo de ganar los octavos de final.

Martino demostró en otras selecciones que está capacitado para ir subiendo poco a poco el nivel del equipo y llegar al mundial en el mejor nivel, ojalá logre repetirlo en México.

@bruscofabricio

 

 

Fabricio Brusco30 Posts

Estudiante de Periodismo apasionado por el fútbol, básquet, rugby y tenis.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register