El mercado electoral y las fantasías que trae consigo.

Por: Israel Quiñones.
El tema electoral se ha apoderado de toda la atención de los medios informativos, la vida 
ha recobrado ese ambiente pueblerino con cohetes y bandas que anuncian la llegada del 
candidato, mismo, que es acompañado por toda su comitiva y seguidores fieles; sin 
embargo, la cotidianidad y la problemática nacional continua su proceder y por mucho, las 
declaraciones y hechos que alumbran el entorno son realmente espantosos. 
 
Declaraciones que sepultan la esperanza de algo de coherencia y el flagrante insulto por el 
despilfarro de recursos públicos, son algunas de las situaciones que deben de llamar 
nuestra atención. Aunque se encuentren a punto de entrar en un proceso electoral, los 
políticos continúan abusando de sus posiciones y con ello, de los recursos que hay a su 
alcance. Tal es el caso de Emilio Gamboa Patrón, legislador que viajó en un helicóptero de 
la Fuerza Área del campo Marte a un campo de golf, mismo en el que se supone se 
encontraría con el Presidente Peña. 
 
Por si lo anterior no fuese suficientemente escandaloso, tenemos las declaraciones del 
Presidente en un Foro al que fue invitado en el museo de Antropología en la Ciudad de 
México y, en la que confiesa su  sentir hacia con los críticos de la corrupción de su 
administración y además, les acusa de buscar excusas banales para ejercer la denuncia de 
la corrupción nacional. Al punto, de acusar a la administración pública del temblor del 
pasado 19 de septiembre; sin embargo, todo indica que dichos actores de la vida nacional 
no quieren entender la crítica, ni el nivel de sus responsabilidades y lo que éstas, pueden 
perjudicar la vida del ciudadano común. 
 
Por otro lado, contamos con la conformación de las candidaturas independientes y alianzas 
partidistas que se preparan para la competición electoral del año entrante. Es de llamar la 
atención, la manera en que la principal fuerza de la derecha nacional se ha desmoronado 
en las últimas semanas y, que un solo elemento como lo es Margarita Zavala, haya hecho 
cimbrar los cimientos de Acción Nacional, de tal manera, que al armar la alianza 
denominada como Frente Amplio Opositor, junto al PRD y Movimiento Ciudadano, en estos 
momentos a pesar de la renuncia al partido Acción Nacional, se este considerando tomar a 
Zavala como la candidata de dicho Frente. 
 
En este mismo tenor, tenemos a los casi 40 candidatos independientes, personajes 
pintorescos que aspiran a alcanzar la máxima magistratura del país, de mano de 
plataformas supuestamente ciudadanas. Lo curioso en este aspecto, es que muchos de 
estos supuestos ciudadanos libres, son exmilitantes de fuerzas políticas y que hoy en día 
no marchan dentro de sus filas. Unos por no haber alcanzado candidatura o la que querían 
(como Zavala) en sus respectivos institutos políticos. Otros, porque de verdad creen tener 
la razón y la formula para levantar al país y los demás, sólo levantan su ego; sin embargo, 
todos cargan con la acusación popular de hacerle el trabajo sucio al PRI, partido que no ha 
definido ni siquiera, la manera de elegir a su candidato, además de no tener “gallo” para 
la contienda. 
La izquierda mexicana continúa en el mismo tenor que hace 12 años, es decir, con el 
mismo candidato y con las mismas encuestas que lo adelantan sobre el resto. Ante tales 
condiciones, la izquierda encabezada por López Obrador, mantiene el paso de hacer 
“política folk”, termino dado por sociólogos ingleses a la política tradicional. No se 
muestran propuestas novedosas, más allá, de erradicar la corrupción; asunto que no 
estaría nada mal, pero que en la realidad el simple cambio de hombre fuerte en el poder no 
puede lograrse, ya que estamos hablando de todo un cambio de sistema nacional, de la 
reconstrucción del tejido social y la reingeniería de las instituciones públicas. 
 
Lo que es cierto de lo anterior mencionado, es que ninguna plataforma política toma en 
cuenta a los trabajadores, mismos que constituyen la base productiva de la nación, pues 
todos los candidatos intentan reunirse con los dueños de los medios de producción, los 
dueños del dinero, es decir, los empresarios, pero absolutamente ninguno, acepta la 
responsabilidad de reunirse con la clase trabajadora y llegar a acuerdos de gran calado 
para el incremento salarial y el empoderamiento del poder adquisitivo de los mismos. 
 
Además, tenemos el tema del TLCAN y del que se están llevando a cabo negociaciones 
para relanzarlo o enterrarlo y, al parecer, todo depende del ánimo con el que se encuentre 
el señor Trump. Este último, otro punto con el que se tendrá que lidiar, pues ante la 
ineficacia de la diplomacia del actual gobierno, las condiciones en las que se encuentran 
las relaciones bilaterales con los Estados Unidos, son deplorables y criticas, sin contar, 
que de esto depende la sobrevivencia o no del TLCAN. 
 
En las negociaciones del TLCAN también se ha llevado a la mesa como uno de los 
principales puntos a debatir, el tema del incremento salarial de los trabajadores en 
México. Canadá (Sindicatos y gobierno) ha acusado al gobierno mexicano de mantener al 
pueblo deliberadamente en la pobreza y los Estados Unidos, acusan al mismo, de 
mantener los bajos salarios y la desprotección laboral, como base de la competitividad 
mexicana para la atracción de empresas extranjeras al país, dejando sin trabajo a miles de 
canadienses y estadounidenses. Ningún aspirante a la presidencia se ha pronunciado en 
este sentido. 
 
En estos aspectos debemos de tomar en cuenta el excedente poblacional mexicano, 
mismo que se convierte en un excedente laboral, es decir, miles de potenciales 
trabajadores compiten por el mismo puesto de empleo, haciendo que este baje su costo, 
dicho de otra manera, quien pueda tener acceso al puesto ofrecido, tendrá que trabajar 
más horas, con menos prestaciones y por menos salario, generando condiciones fuera de 
la norma internacional, pero que el gobierno federal presume como logro en generación de 
empleo. 
 
La precariedad es parte natural y fundamental del mercado laboral neoliberal; sin 
embargo, ningún político, incluidos los denominados de izquierda, se han formulado una 
solución adecuada y especifica para este fenómeno del modelo económico mexicano, pues 
hay que decir que el neoliberalismo tiene su formato mexicanizado. 
En el contexto electoral, todos presumen sus virtudes, pero olvidan su currículo y actos pasados. La pobreza sigue en constante crecimiento, el desarrollo tecnológico continua 
estancado y en el olvido y la precarización del trabajo es el plus que ofrece el país a los 
inversionistas extranjeros. Entre los escombros del temblor y de la violencia, de la 
violación a los derechos humanos, de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, 
de las cenizas de la Guardería ABC, México sigue en espera de la llegada de Quetzalcóatl; 
sin embargo,  éste no se encuentra, hasta el día de hoy en la boleta electoral. 
@IsraelQDigital

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register