En telecomunicaciones, la OCDE no propone, impone.

Israel Quiñones.

Después de que la OCDE presentara su análisis sobre el camino que la reforma en telecomunicaciones y radiodifusión fuera decretada, quedan varios aspectos por verificar y entender, puesto que la realidad de está reforma no es en su totalidad lo que el gobierno mexicano ha querido presentar ante la opinión publica y el mundo, ya que aún se tienen bastantes huecos que no han sido rellenados o reparados en la efectividad de la ley. Dicho de otra manera, la ley en telecomunicaciones y radiodifusión ha caminado en un solo lado y hasta la misma Organización multilateral lo reconoce, pues en telecomunicaciones se ha regulado estrictamente al preponderante y en radiodifusión se han comportado timoratos ante las grandes empresas del ramo.

La realidad es que el fracaso que el gobierno federal ha tenido en el tema de las reformas es innegable, sin embargo, han querido presentar a la reforma en telecomunicaciones y radiodifusión como la que “más avances ha tenido”, pero esto no representa que realmente sea la realidad que se ha visto reflejada en el ramo en cuestión.

Según la misma OCDE, que más que impulsar un proyecto reformista, ha querido imponer un modelo de mercado, el ramo de la radiodifusión continua estático, sin cambios sustanciales que generen mejores contenidos, sino que sigue en el mismo tenor con las mismas empresas dominantes en el mercado, es decir, que Televisa y Tv Azteca siguen con el duopolio televisivo, a pesar de que la nueva cadena nacional identificada como Imagen salió al aire, además del fraude gigantesco que él mismo IFT estaba por permitir en el ramo de la radio con las licitaciones oscuras que se le estaban otorgando a “tecnoradio”.

Es claro que el ramo de la radiodifusión es el más querido por el gobierno federal, ya que la utilización de contenidos noticiosos puede fructificar para los intereses políticos de algunas agrupaciones el año entrante, sin embargo, esto ha generado que la credibilidad del regulador mexicano sea diezmada y dudosa, por lo que el actual presidente del Instituto de Telecomunicaciones, Gabriel Contreras ha operado a favor de la estaticidad del sector de la radiodifusión y esto, tal vez le valga para que en los próximos días el senado de la República le ratificase como presidente del IFT.

Por otro lado, nos encontramos con la presunción de que el sector de las telecomunicaciones ha adquirido un dinamismo vertiginoso gracias a la reforma, aunado a esta, el que las sanciones al Agente Económico Preponderante han sido rígidas y estrictas a favor de la competencia, pero lo que no se ha tomado en cuenta es que la desinversión en infraestructura continua latente y que las empresas extranjeras que llegaron a competir en éste ramo, han sido complacidas en su totalidad, ya que no han invertido lo prometido ni en generación de empleos, ni en infraestructura para el mejoramiento de la conectividad de los usuarios, sino que todo ha sido por la vía de la utilización de la red de Teléfonos de México.

Dentro de la presentación de este informe que tuvo lugar en la Ciudad de México, la representante de la OCDE, Gabriela Ramos, reconoció que a Telmex se le debe de otorgar la entrada al mercado de la televisión de paga, pero siempre y cuando se lleve a cabo la separación funcional de la empresa, ya que hasta el nombre dieron a conocer y este es “Macronet”, dejando en claro que la OCDE no viene a impulsar o proponer, sino que viene a imponer un modelo que ha fracasado en otras partes del mundo.

Sin importarles las repercusiones que hasta el momento ha generado el conflicto entre el sindicato de telefonistas y la empresa Telmex, la OCDE sigue queriendo presumir sus imposiciones en la dinámica del sector de las telecomunicaciones en México y sigue sin sancionar o señalar con rigidez el hecho de que el sector de la radiodifusión continua siendo la consentida de la administración federal. Además, queda claro que la OCDE no vacilará en apoyar la conformación de capitales extranjeros en temas que vulneran la soberanía digital de México, exigiendo que se reforme la constitución para que inversiones extranjeras puedan en su totalidad ser propietarios de televisoras y radiodifusoras.

Sí el mercado de las telecomunicaciones ha tenido dinamismo, ha sido gracias a la inversión nacional y no tanto así a la reforma en cuestión, además de que el momento en que llega este análisis, da un espaldarazo contundente a que AT&T continué imponiendo sus intereses en la renegociación del TLCAN y debilitando a la industria nacional, pero peor aún, a los trabajadores mexicanos del sector.

@IsraelQDigital

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register