Gasolineros se unen para importar gasolinas

Pemex tuvo el control de la distribución y venta de la gasolina a través de las franquicias durante los últimos 78 años, tras la expropiación de la industria petrolera. / Foto: Cuartoscuro

MÉXICO (Xinhua).- Dueños de estaciones expendedoras de gasolina en México se están agrupando en empresas para importar por cuenta propia el combustible que venderán, de cara a la apertura de mercado que México vivirá a partir de 2018.

En entrevista con Xinhua, el presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), José Angel García Elizondo, explicó que los gasolineros se han agrupado en distintas compañías para migrar de meros vendedores a empresarios petroleros.

“Ya hay varios grupos de gasolineros que están generando planes e incluso proyectos en temas logísticos” para importar, transportar y almacenar el combustible, apuntó García Elizondo.

El dirigente dijo que las 11.430 estaciones expendedoras que existen, franquicias de la empresa productiva del Estado Petróleos Mexicanos (Pemex), son propiedad de cientos de empresarios, muchos de los cuales optaron por aliarse por regiones.

García Elizondo expuso que algunas de esas nuevas empresas ya obtuvieron 15 permisos de la Secretaría (ministerio) de Energía para importar gasolina y diésel, luego que el 1 de abril el gobierno liberó la importación de combustibles al sector privado.

El 19 de abril, la Secretaría de Energía informó que en las primeras dos semanas había otorgado 32 permisos para la importación al país de gasolina y diésel a 22 firmas privadas.

“La mayoría de esos permisos corresponde a empresarios gasolineros que, en alianzas, están constituyendo empresas que puedan hacer la importación de los combustibles”, dijo el presidente de Onexpo.

Pemex tuvo el control de la distribución y venta de la gasolina a través de las franquicias durante los últimos 78 años, tras la expropiación de la industria petrolera.

Sin embargo, la reforma energética promulgada en 2013 permite a la iniciativa privada comprar a petroleras extranjeras el combustible para traerlo al país, almacenarlo y distribuirlo para su venta a los automovilistas.

El proceso de apertura del mercado tendrá su punto cúspide en 2018, cuando el gobierno federal libere el precio del litro de gasolina y diésel, que actualmente fija conforme a la inflación, para que los consumidores elijan al despachador que le ofrezca mejores costos.

García Elizondo estimó que la medida dará un cambio radical al servicio de expendio, porque las estaciones podrán vender combustibles de diferente octanaje y calidad, además de que tendrán la posibilidad de ofrecer gas LP, gas natural, etanol y electricidad.

Sin embargo, advirtió que pasarán entre tres y cinco años para que la ciudadanía perciba los beneficios del mercado de la gasolina, porque se necesita crear infraestructura y logística.

Por ahora, el reto que enfrentan las compañías conformadas por los gasolineros y cualquier otra interesada en importar los combustibles, es el de tender a lo largo de México una red de ductos para que sea transportados, señaló el líder de Onexpo.

“En México no tenemos un sistema de ductos, tenemos tramos de ductos y, además, cada vez que los perforan (robo clandestino) los tienen que parar para reparar”, manifestó.

“La mayor parte del combustible en México se transporta en camión, que es el sistema más caro que existe”, dijo García Elizondo.

Gasolineros interesados en importar y distribuir gasolina y diésel comentaron a Xinhua que mientras se construye la red de ductos, prevén transportar en ferrocarril el combustible que compren en Estados Unidos, que por su amplia oferta se prevé sea el mayor proveedor.

La infraestructura necesaria también pasa por la construcción de terminales de almacenamiento, porque las actuales no son suficientes, abundó el presidente de Onexpo.

García Elizondo agregó que un aspecto que el gobierno federal debe revisar para que la apertura sea exitosa, es la carga tributaria a la que están sujetos los combustibles.

“En Estados Unidos el consumidor final paga entre el 18 y 20 por ciento por cada galón de combustible y en México el consumidor paga entre el 46 y 52 por ciento de impuestos”, expuso.

Uno de los empresarios consultados ejemplificó que actualmente se paga en promedio cinco pesos (28 centavos de dólar) de impuesto por cada litro de combustible, cuyo costo es de 13.16 pesos para gasolina de 87 octanos, de 13.95 pesos para la de 92 octanos y de 13.77 pesos para diésel (unos 57 centavos de dólar para los tres casos).

“Es importante no crear falsas expectativas en el sentido de que no vamos a ver esta apertura o cambio de la noche a la mañana”, expresó el dirigente del sector.

“No será de un día para otro que veamos a todas las marcas o que tengamos una infraestructura muy importante”, advirtió García Elizondo.

 

Enrique Cárdenas208 Posts

Fundador de Reforma y de exitosas páginas online de los medios El Universal, Televisa y Excélsior. Pionero en el periodismo digital.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register