JUSTICIA ¡YA!

La impunidad es el peor de los cánceres de nuestra sociedad...

Este fin de semana entró en vigor el Nuevo Sistema de Justicia Penal que busca transformar el proceso de impartición de ésta, históricamente sumida en vicios y lagunas que han hecho de la aplicación de la ley, un mero negocio.

Desde jueces hasta defensores, agentes investigadores, peritos y ministerios públicos, han encontrado en esta labor, -que debería ser acaso, la más noble del servicio público-, un despreciable modus vivendi, tasando la justicia con diversas tarifas y alejándola de quien no tiene recursos para conseguirla.

La impunidad es el peor de los cánceres de nuestra sociedad, pues si bien los crímenes de cualquier índole seguirán existiendo, peor aún si quienes los cometen no son castigados, lo mismo el servidor público corrupto que el ladrón o secuestrador, que pueden evitar la cárcel sobornando a policías, ministerios públicos o jueces.

El Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio contiene mecanismos que -a la letra-, suenan esperanzadores, tanto para agilizar los procesos contra quienes violan la ley, como para los que son acusados en falso.

Hay gente que ha sido encarcelada injustamente y pasa años tras las rejas esperando una sentencia, si tiene la suerte de salir libre ni siquiera recibe una disculpa, en la mayoría de los casos.

Los juicios orales en audiencias públicas, dan la oportunidad de exponer las acusaciones y argumentos de defensa, en busca de evitar la manipulación de expedientes -o al menos esa es la idea-.

Ahora la ‘justicia alternativa’ del nuevo sistema, da la posibilidad de reparación del daño, en casos de conflictos entre particulares y asistidos por un experto en conciliación. Desde luego, esto no procede en casos de hechos graves como homicidio, violación, extorsión y otros.

El ‘proceso abreviado’, evita un juicio en casos de que el imputado admita su responsabilidad, a cambio de una sentencia menor a la que corresponda de acuerdo a su falta -como se hace en otros países desde hace muchos años-.

Todo esto suena muy bien y representa una oportunidad para que las instituciones, recobren un poco de la confianza de los ciudadanos.

La pregunta es si quienes hoy forman parte del sistema judicial en México, acostumbrados a operar con mañas, cochupos y manoseos, podrán adaptarse a nuevos procedimientos. “Chango viejo no aprende trucos nuevos, dice el dicho.

Los ciudadanos queremos la aplicación de la ley y el orden no solo en delitos de alto impacto sino en la problemática diaria, en el conflicto con el vecino, el daño o invasión a nuestra propiedad y ese tipo de casos que duran años y cuestan mucho dinero.

La llamada justicia cotidiana que la autoridad no atiende a menos que les metas unos billetes al expediente. Qué bueno que haya mejores leyes, pero ya no creemos en simples promesas de “un mejor mañana”.

Exigimos resultados y no solo actos espectaculares y supuestos cambios para que todo siga igual, pero con otras denominaciones. Esperamos resultados pronto.

 

Jorge Urzua382 Posts

Periodista con 30 años de experiencia en medios electrónicos, con especial predilección por la radio, pero fascinado con las posibilidades que hoy ofrecen las nuevas tecnologías de la información.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register