La angustia de la tragedia.

EL DESPERTADOR AMERICANO

Moisés Mora Cortés

A decir del notable expresidente uruguayo, José Mujica, esta expresión tendría que ser el fogonazo de combustible que removiera la conciencia de los dirigentes de los estados nacionales para enfrentar muchas de las urgencias que reclaman la intervención de la humanidad, entre las que se encuentran la dolorosa migración de semejantes nuestros que a diario nos encontramos por estas calles, y no necesariamente se trata siempre de extranjeros.

Cuántas veces no hemos visto vehículos, camionetas y hasta motos cargadas de materiales que evidencian un traslado no precisamente voluntario de un punto a otro, con altos ingredientes de temor por la violencia y el dolor por la falta de oportunidades para subsistir; al margen, claro está, de aquellos que gritando a los cuatro vientos, revelan las incompetencias de sus propios mandatarios que dicen cumplir con sus obligaciones en tierras de origen.

También lo es, que propio de nuestra pluralidad contemporánea, en esos hombres y mujeres, niños y ancianos, se encuentran quienes han violentado las reglas universales del respeto al derecho ajeno o que han adoptado la violencia y agresión en su modus vivendi, seguramente nada gratuito… pero no por eso se les debe recibir a balazos o encarcelar por largo tiempo a la espera de voluntades burocráticas más cuadradas que las propias legislaciones.

Cierto es que entre nosotros, los aparentemente redimidos o resilientes del estado de cosas que enfrentamos, existen temores y preocupaciones sobre una cobija cada vez más corta o un pedazo más pequeño de pan que compartir; resulta imposible brindar algo que se carece, dar al ajeno lo que no existe cuando ni al propio somos capaces de ofrecer.

Es urgente anteponer el sentido de humanidad y responsabilidad universal para atajar las diferentes crisis que enfrentamos en distintas regiones del mundo, no tan sólo en México o Centroamérica; pero también reprobar las manipulaciones políticas y mediáticas que sobre estas afrentas se opera hoy en día al igual que hacer un llamado a una nueva convención global que atienda las necesidades geopolíticas y sociales, y de una vez por todas se cumplan los compromisos antes de que la tragedia toque a nuestra puerta.

Pasemos de la angustia a la acción que procure algo de alivio al dolor en el corazón de nuestros semejantes… cada grano de arena que aportemos en nuestra respectiva trinchera, significará una nueva esperanza de vida para los nuestros en cualquier parte del mundo que se encuentren.

@moisesmorac

 

 

Moises Mora Cortes6 Posts

CEO http://Notiemp.Com / Académico UP y UdeG / Srio. Gral. Fapermex / Presidente Consejero del Mecanismo Protección DD.HH. y Periodistas Jalisco

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register