La auditoría superior ¿en manos de Lutero?

Moisés Mora Cortés
@moisesmorac

Aquella trasnochada tesis que instruía a los noveles políticos sobre la indispensable necesidad de intervenir en todos los entes públicos y de ser posible dominarlos, incluyendo a las organizaciones civiles o no gubernamentales, hoy más que nunca es ampliamente repudiada por la ciudadanía, que incluso contemporáneamente vomita a los Partidos, sobre todo en naciones latinoamericanas, como la nuestra.

Es por eso que los reiterados intentos de los principales actores públicos de Jalisco, desde los Poderes Ejecutivo y Legislativo, además de los Partidos políticos e incluso algunos poderes fácticos, por intervenir en la decisión del que sea el nuevo auditor Superior del Estado, ha convertido a la oportunidad de efectivamente independizar a ese órgano autónomo, en un verdadero botín de cavernícolas, que evidentemente desaprueba la sociedad ajena a intereses partidistas o políticos.

Si bien es cierto que urgía la emisión de la respectiva convocatoria de elección (emitida apenas el pasado viernes por el Congreso del Estado, aunque ciertamente no se ha hecho del todo pública), también lo es que en todo momento le metieron mano los actores gubernamentales y partidistas, con la clara pretensión de orientarla hacia sus respectivos alfiles incondicionales, para nuevamente someter a otros intereses, el fundamental escrutinio de las cuentas públicas, con lo que la sombra de la corrupción imperante en el actual auditor Alonso Godoy, podría persistir contra la exigencia ciudadana.

Si dichos actores no han entendido claramente la señal de repudio de los electores a sus criminales actos, más les vale que envíen efectivas y claras señales de mantenerse ajenos a esa tentación de ser juez y parte en las auditorías ciudadanas, que precisamente ese perfil, reclaman a quien releve al corrupto lavador de cuentas públicas que terminó enriqueciéndose a costa de la confianza y voluntad por un actor independiente y autónomo que nunca lo fue y siempre se le reclamó.

La Auditoría Superior del Estado de Jalisco debe ser encabezada por un ciudadano intachable e incuestionable, además de probadamente competente en la materia, ajeno a los actores políticos y partidistas, elegido además en un proceso transparente y abierto al escrutinio de la sociedad, a menos que siga preponderando el espíritu de entregar dicha institución a sus principales enemigos y violentadores.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register