La culpa no es del Chicharito.

EL LADO BRUSCO

Fabricio Brusco

Durante los últimos 20 años, la brecha entre el fútbol europeo y el latinoamericano no ha hecho más que crecer. Para medir esto, sobran los parámetros: los últimos cuatro campeones del mundo son europeos, en los mundiales de clubes, los equipos latinoamericanos casi que ni meten las manos y en infraestructura estamos muy lejos. Esto sin hablar de la enorme distancia económica que hay entre los clubes grandes del viejo Continente y cualquier club de Latinoamérica.

Por lo anterior es por lo que se busca que haya cada vez más jugadores nuestros jugando ahí: para que compitan al máximo nivel. A lo largo de los últimos años muchos son los jugadores que han ido, pero también hay que decir que fueron muy pocos los que realmente lograron mantenerse y estar, durante muchos años, a la altura de las circunstancias. Uno de los que mejor representó a México en el fútbol europeo es Javier Hernández, quien esta semana fue anunciado como nuevo fichaje de Los Ángeles Galaxy.

El anuncio de que el Chicharito iba a dejar el viejo Continente para jugar en la MLS, ha causado mucho revuelo. Parece ser que hoy en día tener una gran carrera y jugar en clubes como el Real Madrid o el Manchester United, no es suficiente, también parece que dejar esa gran carrera en Europa para empezar tu proceso de retiro a los 31 años en una liga más accesible, te convierte en un mediocre. Increíble pero real, para muchos lo que está haciendo Javier es un acto mediocre.

El problema, creo yo, es que el Chícharo nos mal acostumbró. Durante diez años (sobre todo durante los primero seis) nos hizo creer que siempre iba a ser así. Que jugar una final de Champions era sencillo, que ganar la Premier League era cosa de todos los días o que ver a un mexicano marcar goles en partidos claves de la alta competición era algo que íbamos a ver con bastante frecuencia. Y no, nada de lo que logró es sencillo ni volverá a pasar pronto, pero eso no es culpa de Javier, él cumplió con creces mientras le tocó.

El problema es que en México se generan muy pocos jugadores con la jerarquía suficiente para competir en la élite europea, pero es mucho más fácil criticar al que lo logró y que ya no le llena jugar a ese nivel que ver que el problema es mucho más grande. Es realmente difícil imaginar, en un futuro cercano, a un delantero mexicano brillando en Inglaterra, España o Alemania. Es por eso que da nostalgia que Javier dejé el fútbol europeo y empiece a preparar su retiro desde Los Ángeles: porque sabemos que lo que hizo no se va a repetir pronto.

Creo que es hora de empezar a ver más allá y de dejar de criticar decisiones de vida lógicas de un jugador que durante diez años representó de la mejor manera posible al futbol mexicano. Es ahora cuando tenemos que preguntarnos porque el Chicharito es un caso aislado y de empezar a trabajar para que cada vez haya más casos de éxito de futbolistas mexicanos en la élite europea. Solo así dejaremos de cargarle todo el peso a un solo jugador.

 @bruscofabricio

 

Fabricio Brusco45 Posts

Estudiante de Periodismo apasionado por el fútbol, básquet, rugby y tenis.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register