Llega el 2017 con golpes a la sociedad mexicana

Israel Quiñones

@IsraelQDigital

Inicia el 2017 de una forma poco halagüeña para México y es que hay dos notas periodísticas que van a marcar este año en una proporción verdaderamente compleja para la población en general de nuestro país. Por un lado el aumento a los combustibles marca una brecha irreconciliable entre el gobierno y la sociedad civil, ya que la afectación es generalizada en todos los estratos de la conformación social. Por otro lado, el anuncio emitido por Ford, compañía que deja de invertir 1600 millones de dólares en San Luis Potosí por el amago que Donald Trump.

Al iniciar el año, lo que pareciera una amenaza en contra de la economía de la población se convirtió en una realidad y es que con el aumento a los combustibles, es obvio que la inflación se disparará de forma preocupante, dejando en la agonía monetaria a miles de familias que a penas y completaban el gasto mensual. Sin embargo, el gobierno encabezado por Enrique Peña, no se tentó el corazón y realizó está alza a los combustibles, incluido el gas natural, la gasolina y diésel, por ende, el aumento en tarifas eléctricas, autotransportes, en los que podemos incluir la logística de transportación de productos básicos como alimentos y medicinas.

La realidad es que cualquier argumento dado por el titular de la secretaria de hacienda es invalido para una sociedad golpeada con el deterioro del poder adquisitivo y que recibe a un año 2017 feroz.  Además, el enojo que ha provocado está alza en la sociedad, ha causado que las protestas se incrementen, al punto en que el cierre de carreteras ha sido lo más recurrido por organizaciones sociales, además de querer realizar un boicot en contra del consumo en gasolinas.

Sin embargo, debemos mirar más allá de lo que se muestra en los medios y es probable que esta argucia del gobierno federal sea una estratagema para poder hacerse de más recursos líquidos, la pregunta sería: ¿A dónde van a parar estos recursos?, pues con un gasto excesivo en una burocracia cara e ineficaz, el enojo se incrementa aún más.

Esto es por un lado, pero por otro, el anuncio realizado el día 3 de enero por la Ford motor Company, sobre la no inversión de una nueva planta en San Luis Potosí, ha dejado noqueada a la bolsa mexicana de valores y por ende al peso, que ya superó la barrera de los 21 pesos por unidad de dólar estadounidense.

Este anuncio marca la tendencia que el gobierno que encabezará Trump a partir del 20 de diciembre, va por todo y esto se refiere al cierre económico a México, es decir, dejar de invertir en nuestro país para llevarse dicha inversión a su territorio, asunto que representa el encarecimiento de la producción de ciertas manufacturas y por ende la pérdida de empleos de este lado de la frontera.

Ante este panorama complejo, el gobierno federal no prevé una estrategia económica que solvente los embates que vienen desde el norte y a su vez, encarece la vida cotidiana de una sociedad que se encuentra en un punto de ebullición de cuidado. No sólo se trata de una incapacidad para responder ante la crisis, sino de una inmovilidad perniciosa y que a leguas pretende convertirse en un protectorado de los intereses de los pertenecientes a la clase política más cercana al poder.

Es realmente desastroso el modelo con el que pretende seguir operando la federación, pues ante una condición tan delicada en la que se encuentra el país no se hace nada.

Basta con retomar los datos que emergen de un estudio publicado por la organización social y política “Marcha patriótica” de Colombia. Con motivo del incremento en un 7 por ciento al salario mínimo, se mostró a los países de América Latina que mejores condiciones en este rubro y según la gráfica publicada por el sitio especializado “Financialred México” basado en el estudio antes mencionado los salarios mínimos más altos de América Latina son: Panamá 744 dólares (Todo en mensualidades y dólares) Costa Rica 512, Argentina 448 y Guatemala 369. Por el contrario, los más bajos son: Bolivia 238, Brasil 212, México 120 y por último Nicaragua 115.

Ante salarios paupérrimos, incrementos y cierres económicos, el 2017 llega y este gobierno sigue incapaz, pusilánime e incompetente.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register