Zurdos, la discriminación por delante

Entre el 10 y 13 por ciento de la población a nivel mundial son siniestros y en México hay 13 millones
Laila Yunes Nicolau
Laila Yunes Nicolau

Por UNAM

En algunas culturas emplear la mano izquierda es augurio de mala suerte y quienes tienen esta proclividad son discriminados no sólo por la sociedad, sino por su familia. Sin embargo, esto es parte de la naturaleza y no debe generar rechazo, afirmó Laila Yunes Nicolau, precursora del concepto zurdo como objeto de investigación, en el seminario de Pedagogía Universitaria de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Entre el 10 y 13 por ciento de la población a nivel mundial son siniestros (se les denomina así en contraposición al término diestro) y en México hay 13 millones, aseguró.

Aunque se trata de un tema tabú que persiste en pleno siglo XXI, es una característica consignada desde la antigüedad en diversos personajes, tanto míticos como reales. Un ejemplo es Huitzilopochtli, el dios azteca de la guerra, cuyo nombre significa ‘colibrí zurdo’ (huitzi, picaflor, y opochtli, opuesto); otro es Neil Armstrong, quien en 1969 pisó por primera vez la Luna con el pie izquierdo, comentó la investigadora.

En la naturaleza

El cerebro tiene dos hemisferios: el derecho, que rige los movimientos de su contraparte corporal, e interviene en el arte, la creatividad, la música, la imaginación, la perspicacia, la intuición, los sueños, la hipnosis y lo espiritual, entre otros, y el izquierdo, que dirige el costado opuesto y controla habilidades relacionadas con los números, los negocios, la redacción, el lenguaje, la razón, la ciencia, el ajedrez, la analítica y la objetividad.

Así, destacó Laila Yunes, hay zurdos en todos los niveles: visual, auditivo, manual e incluso podal (enfocan, escuchan y patean con el lado contrario al empleado por la mayoría). No hay diestros al 100 por ciento; no obstante, quienes son predominantemente siniestros  enfrentan adversidades en su entorno, desde familiares, escolares y de salud, hasta sociales y religiosas.

La más común es que los obliguen a redactar con la mano derecha, pero en casos extremos, como en las zonas rurales de la India, no se admiten nueras con esta característica por ser de mal presagio, y en Japón no se permiten casamientos con estas personas.

En ocasiones, si estos sujetos son forzados a ir contra su naturaleza pueden sentirse contrariados, lo que merma su autoestima y productividad, dijo Yunes Nicolau.

En la Constitución

Las instituciones nacionales que avalan los derechos humanos anteponen lo dicho en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la cual establece, en el artículo 1 párrafo 3 de las garantías individuales: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, género, edad, capacidades diferentes, condición social y de salud, religión, opiniones, preferencias, estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de la persona”.

Sin embargo, apuntó Yunes, no podemos quedar plenamente satisfechos con esta norma si no incluye la palabra lateralidad, que determina la preponderancia por el uso del lado fuerte del cuerpo, concluyó.

 

Enrique Cárdenas208 Posts

Fundador de Reforma y de exitosas páginas online de los medios El Universal, Televisa y Excélsior. Pionero en el periodismo digital.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register