De sorprendente libertador a decadente dictador

Moisés Mora Cortés
@moisesmorac

Al igual que lo hizo en los escenarios internacionales, Fidel Castro Ruz (hijo de un adinerado inmigrante español arribado a Cuba), provocó grandes conflictos sociopolíticos por su alta incongruencia entre el decir y el hacer; fue un prócer comunista y libertador social, rodeado de lujos extremos y palacios suntuosos; fue un combatiente armado, cuando las reglas no le beneficiaban y que terminó replicando exactamente los mismos abusos y afrentas por las que dijo luchar en su tiempo.

Tenía algo en su espíritu encantador de serpientes, que muchos se lo compraban al grado extremo que aceptaban y justificaban sus atrocidades y excesos; lo endiosaron incluso por encima del Che Guevara, que fue el único congruente entre los guerrilleros que atacaron el Cuartel Moncada. Todo mundo le creyó eso de ser el líder latinoamericano que evitó la colonización imperialista, que por igual lo procuraban en África y Sudamérica.

Fidel Castro, al igual que el Comunismo, sucumbieron por la falsedad de su discurso, por la venta de utopías y el permanente engaño del bienestar inminente; tan insostenible era su dictadura del proletariado como su solidaridad entre las naciones latinoamericanas. Habló siempre de una libertad y prosperidad que nunca llegaron a la emblemática isla, en donde el tiempo se detuvo por más de medio siglo.

Cualquier persona con sentido común no puede aceptar a un demócrata que gobierna casi 50 años y le hereda la chamba a su hermano, como a un libertador de los pobres que se encuentra entre los mandatarios más ricos del mundo, al igual que un erradicador de la corrupción que se agandaya las tierras y haciendas más ricas de la isla para sí y los suyos.

“Cuando cumplamos con nuestra promesa de buen gobierno, me afeitaré la barba”, declaró Fidel a un periodista norteamericano de televisión que lo abordó recién celebraba el derrocamiento de Batista. Ahora me explico porque jamás se rasuró, puesto que a pesar de los multimillonarios apoyos recibidos por la entonces Unión Soviética, luego por China, también México, Venezuela, Ecuador, Nicaragua e incluso Bolivia, su pueblo siempre padeció la miseria y el abandono, aunque con cuestionables sistemas de salud y educación. Fidel, a pesar de su inicial histórico papel en la geopolítica, murió con una estatura similar a los de su clase: Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Evo Morales, Daniel Ortega y Rafael Correa.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register