Matar o morir

Jorge Luis Urzúa Flores
@j_urzua

¿Tan mal estamos como sociedad y como país para llegar al extremo de enfrentar esta disyuntiva?

La propuesta del senador Jorge Luis Preciado de permitir a la población armarse ante la situación de inseguridad que priva en el país, fue considerada una locura por la mayoría de quienes pensamos que sólo agravaría la situación, en un país con un grado de crispación sin precedentes en los últimos años.

Sin embargo, para muchos, esto no suena tan descabellado. Sobre todo para aquellos que han sido asaltados en más de una ocasión, víctimas -una y otra vez- de la delincuencia en el transporte público, despojándolos de su presupuesto del día, del robo de los espejos, llantas o el estéreo, cuando no de todo el auto que con tanto esfuerzo se llegaron a comprar.

No suena tan loca la idea para quienes les han robado en su negocio de manera recurrente, que de por sí “ya no da como antes” o no acaba de dar frutos, como el sueño de todo emprendedor.

Y ni hablar de aquellos que perdieron a algún familiar en un secuestro o asalto. Todos ellos se preguntan si hubiera sido distinto si sus seres queridos hubiesen tenido “con qué” defenderse.

Es justo ese sentimiento de impotencia, de tener que entregar el dinero y los bienes ganados, a un malviviente y la posterior indiferencia de las autoridades de atender o investigar esos casos, lo que lleva a la población al desánimo y la incertidumbre así como a pensar en medidas extremas.

Encomendarse a todos los santos ya no es suficiente para quien ha enfrentado las amenazas con palabras soeces de uno o más sujetos que empuñan un cuchillo o una pistola. Aparte del robo la humillación de quien te está despojando de tus pertenencias, envalentonado con un arma.

El coraje nos invade… Ah que Jijo de tu #%/%¡

Muchos políticos que aprovechan el momento dirán que “deben atacarse las causas de la delincuencia, de la falta de oportunidad para los jóvenes, la gran desigualdad y es cierto, la prevención del delito. Cierto, pero ¿y qué hacemos con la situación actual? ¿Cómo la resolvemos?

Definitivamente armar a la población no es la salida. Tendríamos balaceras todos los días con cientos de víctimas inocentes por balas perdidas. Más violencia de la que de por sí ya se registra.

Urge que la autoridad se multiplique con eficientes operativos en las calles, se capacite, equipe y pague mejor a los elementos de seguridad, además de reconstruir los lazos entre la ciudadanía y sus policías. Nada se hace realmente al respecto.

La denuncia en redes sociales, -como ocurrió con los asaltos en Periférico-, sirvió de presión a las autoridades para actuar con rapidez; cerrar filas como sociedad para ayudar -en la medida de lo posible y sin arriesgarse-, cuando presenciamos un asalto o vemos gente sospechosa en las calles o sabemos en qué rutas y calles están operando los malandros. Organizar comités de vigilancia y seguridad por cuadra y colonia.

Si la autoridad está rebasada o es corrupta o inepta, esto también es igualmente denunciable en redes y en la prensa. La sociedad bien puede tomar la situación en sus manos y presionar a los servidores públicos a redoblar esfuerzos.

Igualmente, endurecer leyes a los reincidentes pues resulta que uno de los ladrones de Periférico ya ha sido detenido ¡seis veces!  ¿Por qué andaba en la calle este sujeto?

También debería reducirse la edad penal, para quienes delinquen, -a 14 o 16 años-, para que sean procesados como adultos. Muchos asaltantes, esos que andan en motoneta en las calles, tienen esa edad o menos.

La “Ley del Oeste” no ayudará a que andemos más seguros por las calles sino al contrario, aunque es comprensible el sentimiento básico de la ira en contra de los criminales y las más que justificadas ganas de meterles por lo menos 3 plomazos. El consabido “de que lloren en su casa a que lloren en la mía…” Este país ha llorado bastante, ¿no le parece?

Eso, sin embargo, sería definitivamente involucionar como sociedad.

Jorge Urzua20 Posts

Periodista con 25 años de experiencia en medios electrónicos, con especial predilección por la radio, pero fascinado con las posibilidades que hoy ofrecen las nuevas tecnologías de la información.

Moraleja, el legado de Fidel

Atentado al pensamiento

Epitafio

1 Comment

  • Jesús Gutiérrez Reply

    10 octubre, 2016 at 4:50 pm

    Yo creo que definitivamente seria mejor permitir la portacion de un arma para defensa, porque entre la corrupción y la falta de sensibilidad de la sociedad, ¿cuantos no se ponen a grabar video en lugar de llamar a la policia?, asi vamos acabando con esos ángeles que, dicen sus madres, son la mayoria de los delicuentes

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register