Avanza juicio político contra presidenta brasileña

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó la admisibilidad del proceso de “impeachment” contra Dilma Roussef. / Foto: Xinhua

BRASILIA (Xinhua).- La Cámara de Diputados de Brasil aprobó este domingo, al alcanzar los 342 votos necesarios, la admisibilidad de un juicio político contra la presidenta del país, Dilma Rousseff, por irregularidades fiscales en las cuentas públicas.

La moción, que deberá ahora ser ratificada por el Senado, necesitaba el sí del 67 por ciento de los 513 diputados (342), cifra que se alcanzó a las 23:10 hora local del domingo (02:10 GMT del lunes), momento en el que el campo contra el “impeachment” sumaba apenas 127 sufragios.

A Rousseff se le acusa de haber firmado decretos presupuestarios sin previsión de recursos en caja y de atrasos en los pagos a los bancos públicos, el llamado “pedaleo fiscal”.

Los diputados pronunciaron su voto a través de un micrófono situado en el centro del plenario y tuvieron 30 segundos para fundamentar sus posiciones.

Un gran porcentaje de los legisladores favorables a la destitución de Roussef explicaron que su voto era en nombre de sus propias familias y ciudades. Otro argumento muy esgrimido fue la necesidad de “un nuevo comienzo” y de dar “esperanza” al pueblo brasileño.

El presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, quien autorizó en diciembre el inicio del proceso de “impeachment”, pidió al emitir su voto favorable que “Dios tenga misericordia de la nación”.

En el campo oficialista, gran parte de los diputados acusaron a la hora de pronunciar su voto a Cunha y al vicepresidente, Michel Temer, ambos del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de ser los “jefes del golpe”.

En especial, destacaron que el proceso era “una farsa” contra una presidenta honesta conducido por Cunha, acusado de corrupción en un caso que ha sido aceptado por la Corte Suprema del país.

Rousseff siguió la votación en el Palacio de Alvorada, la residencia oficial en Brasilia, junto con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y un grupo de colaboradores.

La presidenta continuará en el cargo hasta que el Senado determine por mayoría simple si acepta o no la moción en una fecha que todavía debe ser fijada. En caso afirmativo, será apartada del cargo 180 días durante los que Temer asumirá interinamente la presidencia.

En la Cámara Alta, el proceso será comandado por el presidente del Tribunal Federal Supremo, Ricardo Lewandovski.

Si en esos 180 días el Senado no aprueba, por dos tercios, la destitución, Rousseff volverá a ser presidenta.

 

Enrique Cárdenas208 Posts

Fundador de Reforma y de exitosas páginas online de los medios El Universal, Televisa y Excélsior. Pionero en el periodismo digital.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register