Donald Trump y la economía mexicana II

FACTOR ECONÓMICO
Nora C. Ampudia Márquez

Las amenazas de Trump se pueden resumir en las siguientes políticas: a) La construcción de un muro fronterizo que nosotros pagaríamos. b) La generación de obstáculos, vía impuestos o requisitos de estancia y trabajo, al envío de remesas. c) La re-negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en “sus términos”. d) La repatriación de indocumentados hacia la frontera mexicana, no importa si son mexicanos o centroamericanos. e) El establecimiento de un arancel de entre 20 y 30% a las importaciones provenientes de México. f) La aprobación de un plan fiscal mediante un impuesto de Ajuste Fronterizo (Border Adjustment Tax “BAT”) y g) La reducción de impuestos a la renta de las corporaciones.

De cumplirse sus amenazas, México se verá seriamente afectado. Por ejemplo, con respecto al inciso b) tan solo en el 2016, México recibió 26 mil 600 millones de dólares en remesas y, desde 2003 hasta 2016, los mexicanos enviaron a sus familiares en México un promedio trimestral de 5 mil 600 millones de dólares, conformando así la segunda fuente de divisas del país, después de las exportaciones en general.

Con respecto al inciso c) más de 80% del total de las exportaciones de México se dirigen a aquel mercado y en 2016 fueron un promedio total de 25 mil millones de dólares mensuales; de hecho cada minuto se comercia 1 millón de dólares en bienes y servicios entre ambos países y formamos parte de una misma cadena de valor, lo que significa que la productividad y competitividad de los productos depende de ambos países y, por ello, nuestros ciclos económicos en el sector industrial manufacturero, en particular, están fuertemente correlacionados, lo que significa que una caída en la producción americana se refleja en automático en una menor producción manufacturera en México.

Por su parte, la aprobación e instrumentación del nuevo plan fiscal que incluye la reducción del ISR para las personas y las empresas en Estados Unidos y eliminar el impuesto a las exportaciones desde aquel país, obligará a México a modificar su política fiscal, bajando el ISR, para seguir atrayendo inversión extranjera directa, mantener la competitividad de nuestros productos y evitar la salida de inversión del país; sin embargo, el problema es que México no tiene suficiente espacio fiscal para una reducción de impuestos sin afectar la sostenibilidad financiera del presupuesto público.

www.factoreconomico.com

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register