La realidad y cómo la nombramos

REFLEXIONES
 
Gabriel Páramo
@lavacadiablo

Recientemente, la senadora y medallista olímpica, Ana Gabriela Guevara, fue atacada por cuatro personas en una carretera del Estado de México, mientras ella iba en su motocicleta. El hecho, una muestra más de la violencia que envenena nuestro país, también sirve para ver la manera en que muchas personas tienden a esconder la cabeza y echar la culpa a las víctimas de quien los asalta.

“Seguro están escondiendo algo, los motociclistas siempre viajan acompañados”, aparece en un comentario de redes sociales. “Quién sabe qué habrá hecho ella”, dice otro; “a quién se le ocurre ir sola en moto”, opina alguien más.
Hace tiempo, unos tipos asaltaron a una de mis hijas en un parque; ella iba con mi nieto, en ese entonces de pocos meses. “¡Ay, señora! –la regaña el policía– ¿Cómo se le ocurre estar acá sola, qué no ve que es peligroso?”.

A las mujeres víctimas de violencia, a las personas asaltadas, a todas las víctimas, se les acusa de no cuidarse, de no ser más precavidas, incluso de no quererse, lo que de hecho termina justificando a los criminales, pues al fin y al cabo, ellos hacen lo que tienen que hacer, y justificando por tanto la inacción de los cuerpos de seguridad.

Otro problema en México, que también está relacionada con la forma de nombrar las cosas, es el racismo y la discriminación. Un conocido mío, por diversos problemas, se ha retrasado medio año en el pago del alquiler de su departamento. La administradora, empática, le llama para cobrarle y entre las razones que esgrime para que el deudor apure el pago está: “es que los dueños son judíos, y ya ve cómo son ellos con el dinero”.

Escucho a unas señoras platicar sobre un bebé que acaban de visitar: “Está bien lindo, precioso, negrito, negrito, pero no está feo, tiene las facciones finitas, bien definidas; es negrito, pero está bonito”.

En cierta manera, todos somos víctimas de nuestro entorno, es cierto; sin embargo, también cada uno de nosotros puede tratar de darse cuenta de la forma que tiene de nombrar las cosas, de nombrar a los demás y, en consecuencia, tratar de cambiarla. Eso puede modificar la realidad.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register