Ante las movilizaciones, la inmovilidad de Peña

Israel Quiñones
@IsraelQDigital

Ante las movilizaciones a nivel nacional, que de buena o mala manera han producido un vapuleo en la esfera más alta del gobierno federal, la insensibilidad que han demostrado los funcionarios federales con las diversas declaraciones en los medios, acrecienta el descontento social que se refleja en las movilizaciones antes mencionadas.

Las condiciones económicas, políticas y sociales que en este momento se están viviendo en nuestro país, nos hacen pensar en distintas condiciones en las que se podrá enfrentar la llegada de Trump al frente del gobierno de los Estados Unidos y ante este escenario desfavorable,  la clase política mexicana se muestra ineficaz, pero sobre todo incapaz de poder responder cualquier agravio a la economía. La parte que más preocupa, es la falta de dignidad en el actuar de la diplomacia mexicana en la que su aprendiz más caro, el señor Videgaray, se aposta complaciente ante las designaciones del próximo ocupante de la casa blanca (de la de Washington).

Con anuncios de compañías armadoras como Ford y General Motors de abandonar sus inversiones en México y con ello, la pérdida de empleos valiosos, la falta de una estrategia económica y diplomática se convierte en un hecho contundente que hasta el momento demuestra una inmovilidad generalizada que afecta directamente a la sociedad mexicana, además de que el aumento a los combustibles crean un caldo de cultivo perfecto para la desestabilización que actualmente observamos.

Con todo lo anterior, la sorprendente actitud que los partido políticos han adoptado ante la gran problemática y con una lógica electorera mezquina, no han aportado soluciones reales más allá de acciones con vistas al siguiente proceso electoral en distintas entidades federativas, que a su vez, se convertirán en el ensayo para la gran elección del 2018.

En medio de la gran convulsión y polarización política y social, los cañones siguen apuntando a blancos que no benefician a la ciudadanía, ya que la lucha por el poder está en plena ebullición, con ello, la guerra entre los posibles candidatos a la presidencia de la República se agudiza con los ataques que entre ellos, pero que se especializan en uno que es Andrés Manuel López Obrador, que va imparable en los números estadísticos de las encuestadoras.

Si bien es cierto que un solo hombre no podrá ser la diferencia, también es cierto que seguir andando por el mismo camino tampoco, entonces resulta que estamos en un verdadero problema para poder vislumbrar el futuro que le espera a nuestro país, que por no decir lo menos, luce completamente incierto.

Una de las mayores causales del descontento generalizado en la sociedad mexicana y que ha marcado a este gobierno, no de manera exclusiva, pero si en forma excesiva, es la corrupción. Tras ir navegando de escandalo, tras escandalo que implica la participación de altos funcionarios federales a los que la ciudadanía ha observado enriquecerse y abusar constantemente de su puesto.
No es que se magnifique el mal actuar de aquellos que se supone están para servir al pueblo, sino que el abuso constante e imprudente de estos servidores públicos ha colmado a la sociedad hasta el copete. Además con la constante participación ciudadana en las redes sociales, agregando a algunos agitadores contratados por partido políticos o poderes fácticos, el aumento en el descontento se percibe aún más.

Es necesario que se analice con detenimiento el desarrollo de los acontecimientos que actualmente se están desenvolviendo, además de que los distintos sectores como el empresarial y el sindical, han demostrado ante la opinión pública su desacuerdo con las alzas que el gobierno federal ha impuesto a los mexicanos, demostrando así, que no hay nadie en este país de acuerdo con el gobierno de Peña.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register