Los pactos entre Peña y Calderón

Revelan negociaciones entre el ex mandatario y el actual presidente de México

@IsraelQDigital

Ya no me siento tan solitario en mis teorías, las cuales comparto a menudo en la intimidad de las charlas con amigos. Y es que la Revista Proceso de esta semana publica un reportaje firmado por el periodista Álvaro Delgado, en el que después de una ardua investigación revela las negociaciones entre el entonces presidente saliente Calderón y el flamante gobernador del Estado de México, Enrique Peña.

Cuando se dedica a observar el entorno político y usando la lógica, uno, puede darse cuenta de la naturalidad en que los políticos hacen reuniones y dentro de las mismas llegan a acuerdos que les convienen a ellos y sus grupos, (no siempre a sus partidos) pero que generalmente, se convierten en verdaderos problemas para nosotros los ciudadanos de a pie.

Es primordial que entendamos estos conceptos fuera de toda pasión o geografía política, ya que a fin de cuentas, (y como lo he escrito en otras entregas) aquí no existen las ideologías, solamente se respetan los intereses particulares de cada agrupación, pero en especial, todo aquello que les permita repartir el “pastel” con mayor secrecía y soltura.

Es impresionante la narración realizada por el periodista de Proceso, al mismo tiempo de que muestra toda una lógica de eventos cronológicamente establecidos y planteados a través de las páginas, que según la publicación, no es más que un adelanto de lo que se dice en el libro de Álvaro Delgado.

Sin embargo, lo que más me impacta es la manera en que el expresidente Calderón y su familia continúan saqueando las arcas de esta nación, por medio del sueldo de 205 mil pesos mensuales, elementos del estado mayor presidencial que fungen de escoltas de él, su esposa Margarita Zavala y por supuesto de sus hijos.

Lo anterior es atroz y repugnante, pero lo más significativo de este asunto viene a colación con la insipiente auto-postulación de Margarita Esther Zavala Gómez del Campo rumbo a la elección de 2018, en la que pretende ser la candidata por el PAN (o en su defecto independiente) a la presidencia de la república y claro está, todo a través de recursos públicos y avalado por el actual presidente, Enrique Peña.

Cuando comenzamos a recordar a la figura de Felipe Calderón en la fiesta de Diego Fernández de Cevallos, rodeado de personajes de la vida política, confirmamos que Felipe  se encargará de las relaciones públicas de su mujer, así, como de todo lo que involucre la búsqueda de alianzas impúdicas que le concedan el favor de regresar a “Los Pinos”.

Por otro lado, tenemos a Peña, avalando y avalado por Felipe Calderón, que sin lugar a dudas le tendió la alfombra roja para que llegase a la máxima magistratura de este país, es decir, todo se trata de una serie de planeaciones complejas y detalladas por ellos mismos y sus equipos, nada es dejado al azar, sin embargo, siempre hay un soplón dentro de este tipo de grupos políticos y gracias a estos infaltables entes, es que hoy el periodista Álvaro Delgado nos lugra informar de toda la porquería que que rodea a Calderón y a su esposa, la cual se empeña a ser candidateable a cualquier costo.

En redes sociales la defensa férrea de panistas hacia el gobierno de Calderón continua, pero al mismo tiempo, el número de seguidores no aumenta, sólo se mantiene, sin embargo, el juego de las encuestas ya ha comenzado, pues según métricas publicadas en diarios como Excelsior, le dan el gane a Osorio Chong, el de “gobernachon”, por encima de Zavala y López Obrador, que por cierto, lo colocan hasta el tercer lugar.

No hay logros en la administración de Calderón, sólo sangre y desempleo, pero no quiero que con este comentario se me comience a tachar de “rijoso”, simplemente es que al mirar las notas de hace 4 o 5 años, es de lo único que se habla en la prensa, por ende, la historia inmediata nos dice que Calderón sólo tuvo el logro de aumentar su pensión, de aumentar el número de elementos del Estado mayor presidencial para cuidarlo a él y su familia y de contar con un equipo de personas que administran su agenda, pero que a los mexicanos nos cuestan más de 800 mil pesos mensuales, esto sin contar la pensión del exmandatario de 205 mil pesos mensuales. ¿Por qué no mejor Calderón contrató una afore del IMSS? ¡Ah, casi me olvido! También goza de seguro médico militar vitalicio.

Entre Peña y Calderón no hay mucha diferencia, pues con un país en crisis económica, crisis social y una indiferencia imperdonable hacia la ciudadanía por parte de la clase política, en Margarita no veo una apuesta viable para la presidencia pactada.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register