Un gobierno incapaz, ante una sociedad que despierta

Israel Quiñones
@IsraelQDigital

Una de las crisis sociales más complejas en la historia moderna de nuestro país, está sucediendo justo ahora. Ante una ola de descontento social de todos los estratos, el gobierno encabezado por Enrique Peña, ha tomado la determinación de seguir con el llamado “gasolinazo”. Un aumento a los combustibles que de forma directa afecta la economía de las familias más vulnerables de este país, sin contar el hecho de que destroza el poder adquisitivo de la sociedad en general.

Ante una de las decisiones más estúpidas que ha tomado esta administración federal, el aumento al precio de los combustibles, destapa de manera indiscriminada la rapiña que reina dentro de las esferas del gobierno, dejando una estela de enojo social generalizado, que ha derivado en protestas organizadas desde las redes sociales por la sociedad civil.

Lo que más ha escandalizado a los medios de comunicación, es lo ocurrido en “saqueos espontáneos” a distintos negocios de cadenas nacionales, comercios de los que quizá debemos preguntarnos si salen con algún beneficio, tal y como sería la aniquilación de inventarios, ya que en este tipo de cadenas comerciales como Elektra, Walmart o Comercial mexicana, toda la mercancía se encuentra asegurada.

Por si lo anterior fuese poco, cadenas de mensajes virales de audio o video, advierten a la población que no salga a las calles, ya que en tono de amenaza, sujetos anónimos que dicen ser miembros de la PF o ejercito, mencionan tener órdenes directas de disparar en contra de los manifestantes, es decir, esto es un método de influir en la población con miedo y de esa forma mitigan el deseo de la misma de salir a manifestarse, aunque muy por el contrario, la sociedad civil ha demostrado haber perdido el miedo y continua saliendo a las calles pidiendo la salida de Peña Nieto.

Ante el desdén por la sociedad  que han mostrado los mensajes del Presidente Peña, el enojo va en aumento, las movilizaciones continúan y por si fuera poco, el retorno de Luis Videgaray al gabinete, solventa la teoría de él es el candidato del oficialismo peñista.

La reflexión que ha tenido la sociedad va muy en la línea del descredito que la clase política ha venido acumulando, por ello es que el descontento va en aumento constante, al punto en que pareciera que nada lo va a parar, sin embargo, esto mismo decíamos cuando ocurrió la desaparición de los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa y después de dos años, el tema ha venido cayendo en el olvido de la ciudadanía.

El país no cuenta con liderazgo político, mientras que los gobernadores han decidido tomar sus propios caminos, aún algunos emergidos del mismo partido que el presidente, también es notable que la clase empresarial ha determinado no consensuar con el gobierno, ya que este lunes en una convocatoria realizada por el gobierno federal para firmar un acuerdo económico nacional, los miembros de COPARMEX dejaron plantado a Peña, al mismo tiempo la UNT, la confederación de sindicatos independientes más grande de México, reusó apoyar esta propuesta, es decir, que Peña se quedó sólo con la CTM, que aunque firmó, le reclamó el aumento.

La realidad es que tenemos un gobierno interesado en salvaguardar sus intereses políticos y monetarios, pero no los de la nación. Estamos ante un escenario difícil, pues aun no mencionamos nada de el efecto Trump y la meta que tiene este de destrozar la industria automotriz en México.

Ante los desafíos que tenemos frente a nosotros, la sociedad mexicana necesita mantenerse unida y encontrar la coyuntura más eficaz para oponerse a decisiones que sólo vulneran a la sociedad.

Disyuntiva TV897 Posts

Periodismo Digital Independiente #PDI

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register